martes, 1 de diciembre de 2009

Muy Puta, entre otras cosas.


El caso de mi amiga no es para nada particular, ya que, como ella misma me lo aclaró y luego lo escuche de muchas de sus compañeras, la mayoría tuvo una razón muy similar al unirse al gremio, que no es otra cosa más, que la pura necesidad; ya sea espiritual, emocional o económica, pero necesidad al final.

En fin, el asunto con ella fue que nunca logro terminar sus estudios, siempre estaba metida en problemas, provenía de un hogar destrozado, con algunos dientes postizos a la edad de 16, algunas costillas rotas, un microondas en su espalda y algunos palos de escoba también, una plancha en la frente, los cables en las piernas y demás coloridas lesiones debido al amor que su respetado padre, ejemplarísimo oficial del OIJ, le otorgaba a través de los golpes, porque esa era su única y retorcida manera de amar.

Dadas estas circunstancias, apenas pudo se casó (quien la puede culpar?), tuvo dos hijos hermosos y cachetones que aun están bastante pequeños, y como toda familia joven e inexperta, se metieron en jaranas para comprar sus cositas, pero el dinero no alcanzaba y el hambre era mucha.

Soñando un futuro mejor, el responsable padre emigro al norte, allá, a dónde van los sueños americanos; con la idea de trabajar, ahorrar arto dinero y devolverse; comenzó mandando el gasto para el alquiler y la comida, y siguió (como él decía) trabajando duro; pero ya saben lo que dicen, amor de lejos es de pendejos, y como no era pendejo para el amor, se busco una salvadoreña y se borro del mapa, llevándose con él, el gasto, los sueños y el corazón de los que dejo aquí.

Pues bueno, solo queda aclarar que con un salario del Gollo no se mantienen 2 niños, ni se paga alquiler y gastos, y menos pagar guardería para ir a trabajar; con el tiempo se acabo la reserva que habían dejado los sueños rotos y la cosa se puso fea, empezó el pedir prestado y luego regalado y el ombligo llego a su punto de ebullición, cuanto tocaba en su interior, la espina dorsal de mi amiga. Se empezaron a acabar las manos amigas y ya no había quien la quisiera mantener mientras lograba acomodarse, porque cuando se está al ras del suelo, es buen difícil levantarse!

De algún lugar desesperadamente avivado, vino la inspiración; ella era linda (aun es esas condiciones), las hambres la mantenían delgada y bien formada, nadie diría que era madre de 2 retoños, su cabello largo, negro y lacio por naturaleza, no necesitaba mucho cuidado y seguramente habría más de uno que la encontraría muy apetecible por la cantidad justa de dinero.

Y bueno, ahí estaba la tan ansiada solución, le dio fuego al cuerpo como dicen y se puso a trabajar, llorando amargamente los primeros días, pero los pesos enjugaron la dignidad partida y recuperar los cachetes de sus hijos, como dicen, no tenia precio. Con el salario que en la vida se hubiese podido ganar en un trabajo que podríamos llamar ¨decente¨, se mudo de apartamento, calzo, vistió y mimo a sus hijos, poniéndoles una nana bilingüe y pasaron de comer arroz pelado y regalado, a pedir pasta de Pan e Vino en ingles. Se monto un plan de ahorro y dentro de un tiempo planea abrir una pequeña cafetería y créanlo o no, le falta muy poco.

Quien le puede decir a las Putas, bajo esta condición, que no merecen respeto y dedicación como cualquier otra mujer del planeta y que solo por ser Putas, no merecen amor!! Si la puta, aparte de trabajar, también es madre, hermana, hija y esposa, también es amiga y de las fieles porque sabe lo que es sufrir, también come, duerme, siente y ama, como aman todas las mujeres y le pasan las mismas cosas que nos pasan a todas las demás, que no formamos parte del gremio, tal vez simplemente porque hemos tenido mejor suerte en esta vida, que nunca deja de ser difícil. Como juzgarlas sino hemos vivido lo que las ha llevado hasta ahí.

Perdónenme pero que puta mundo, éste en el que vivimos, donde el dinero lo mueve todo y sin él, no somos nada y aunque suene feo, no se tienen los mismos derechos cuando falta o hay poquito. En este mundo capitalista, donde se capitaliza todo lo que se mueve; si lo único que se tiene para capitalizar es el cuerpo, pues que se capitalice y que se acaben las hambres y vuelvan los cachetes gordos de los güilas sin padre.

Y para mi amiga exijo respeto, porque sigue siendo una mujer de acero y no de las historietas, y cuando las vecinas le preguntan (con toda la mala intención) como hace para mantener esa familia, sola, ella describe como es muy Puta, entre muchas otras cosas.

10 comentarios:

  1. WOW.. Qué buen post!! Qué historia..

    ResponderEliminar
  2. Excelente post, y tienes toda la razón, yo también conosco más de una historia así.

    ResponderEliminar
  3. Que historia tan intensa pero sobre todo que manera de presentarla. Es totalmente cierto, el monetarismo nos obliga a convertir en mercancia lo que sea que tengamos: ideas, ideales y como no tambien el cuerpo... Y Asi como un intelectual no vale mas que un obrero, una mujer que tiene relaciones sexuales por dinero no deber ser ni mas ni menos valorada que una que se lo gana de relacionsta publica o de madre (o las tres cosas juntas q no es nada raro...)

    Jorge Alban
    http://ayerestabaaqui.blogspot.com
    http://artenemo.org

    ResponderEliminar
  4. Querida Amiga! Me uno a los comentarios anteriores en felicitarte, porque el post está más que excelente. A mucha gente se le hace muy fácil juzgar sin conocer o etiquetar armados de doble moral. Si te fijas también, se juzga más al pobre que al que tiene, y es que en este mundo quien menos tiene muchas veces es a quien menos oportunidades y menos salidas se le dan.

    Igual, a como hay casos como el de tu amiga, hay otros que se ganan la etiqueta o más. Porque tu amiga alquila el cuerpo para sacar adelante su familia, porque no tiene otra, pero qué me dices de esas, que realmente también son prostitutas, con un título, un trabajo y que igual viven constantemente a la caza de un hombre con plata para que las mantenga? Aquellas que salen con alguien no porque vean en esa persona un ser humano especial con quien tienen tantas cosas para compartir, sino que ven el carro, las joyas, los viajes o el apartamento que "le pueden sacar". Y no lo hacen por necesidad, por arrimarle unos frijolitos al arroz de los chiquitos, sino por codicia.

    Yo conozco el caso contrario, de mujeres con salarios de 1,5 millones para arriba que no les importa si el hombre es feo, guapo, joven, viejo, inteligente, tonto, si es amable o las maltrata y las humilla, si las quiere sólo para el sexo o para algo serio, siempre y cuando las lleve a Fogo do Brasil, les compre joyería en Tous, les pague el celular, les compre un Prius y las lleve a Miami de compras para navidad.

    Dónde hay más dignidad?

    ResponderEliminar
  5. Excelente historia... una cara humana de un personaje que cuando labora la oculta y nosotros fallamos en descubrirla. Muy bueno

    ResponderEliminar
  6. Storm Bunny: Excelente comentario, como siempre! Muy critico y de verdad tienes razon, donde hay mas dignidad?... mil gracias!!

    ResponderEliminar
  7. Rafa, Andres y Cyanide: Muchas gracias por tomarse unos minutos y hacerme el honor de leer este post, que solo busca hacernos mas humanos frente algunas situaciones de esta vida, q a veces nos machaca tanto!! Gracias!

    ResponderEliminar
  8. Es conmovedor, pero ejemplarizante. Gracias por el post.

    ResponderEliminar
  9. Hellen: y sabes qué es lo peor? Que muchas veces no es sólo la gente, sino la sociedad la que condena, la que hace la diferencia. Porque una mujer que trepa, que brinca de hombre en hombre por dinero, por puestos, carro, viajes, es ágil, es una "gataza", pero una que se parte el lomo por los hijos es "bruta" y si lo hace vendiendo lo único que puede vender porque no le queda otra, recibe etiquetas peores.

    La sociedad que tanto se llena la boca hablando de valores, de moral es quien menos los tiene. Valores y principios más fuertes tiene la prostituta que saca a su familia adelante que la mujer que, teniendo todas las opciones a sus pies, decide hacerse mantener.

    ResponderEliminar
  10. Una cruda realidad que nos recuerda que vinimos a este mundo con un cuerpo y un alma y que solo con ellos moriremos. Los bienes materiales son temporales y solo el amor al projimo nos permitira dejar huella en este contradictorios mundo.

    ResponderEliminar