jueves, 31 de diciembre de 2009

Bésame hoy, antes de que lleguen las doce

Llega lento el final del año y muere con él, otro ciclo de mi vida. Observo pasar los minutos en mi viejo reloj y con cada segundo ahogado por el tiempo, mi cabello ha crecido, mi cuerpo ha cambiado y mis ojos enseñan traicioneros la verdadera edad en la que habita mi alma.

Por alguna broma cruel del destino, hoy, en este día macabro, no puedo recordar cuando era joven, no logro pintar en mi rostro la sonrisa que dibuja la luz de nuevos y refrescantes sentimientos, no puedo divisar las cosquillas en mi piel, arremetiendo con fuerza contra mi pecho, al figurarme una nueva aventura de amor.

Hoy, el año se acaba y con él mueren mis deseos, mis locuras, mis anhelos, mi pasión, lujuria, amor y odio; que mas da lo que he sentido, que mas da lo que soñé, si hoy todos mueren con el año y con ellos muero yo también.

Hoy, en este día funesto, he olvidado por completo lo que se siente el rose de otros labios sobre mis labios, la caricia de otras manos sobre mi piel y el empuje valiente de un cuerpo vigoroso sobre mi cuerpo; hoy he olvidado por completo el calor de otra alma junto a la mía, que enciende, que quema, que ata y desata y que al mismo tiempo mata mi pobre corazón.

Bésame tú, tiempo y no dejes que tus labios me nieguen el placer, que estoy sola y nadie más que tú habría venido a besar mi arrugado corazón. Negarte seria en vano, pues en ti vive el deseo de robarme la vida, acércate pues y hazme sentir nueva, joven, fresca y con futuro.

Hazme el amor con los últimos alientos de este año que se acaba, pues quiero morir en este, humeda de recuerdos y llena del vacío de la ausencia de otra piel, pues quiero nacer mas allá de las doce campanadas, dispuesta a cambiar tu beso por el beso de otro amor, de un amor verdadero que no muera con los segundos, encerrado en un cuerpo carnoso y en un corazón latente.

Bésame hoy, antes de que lleguen las doce y ayúdame a recordar lo que un beso significa, no me dejes morir con este año que acaba sin sentirlo de nuevo; mira que hoy lo he olvidado por completo, mira que hoy no puedo recordar.


3 comentarios:

  1. Me imaginé recibiendo el año así... solo bueno jeje.

    Feliz 2010, te quedó muy chiva

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esa palabra, ciclo.
    Pero ojalá que ese sentimiento tan apasionado vuelva.
    Saludos Hellen, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una excelente forma de recibir un año de esperanza y dejar otro que pasó en tu vida...Compartir con la persona deseada es un alivio en estos [email protected]>-

    ResponderEliminar